El masaje perineal (parte II)

Como ya os contamos anteriormente en el blog (puedes verlo aquí), el masaje perineal es una técnica manual que se aplica en el suelo pélvico y que, realizada correctamente, tiene múltiples beneficios. Puede ser de gran ayuda en las últimas semanas del embarazo, pero también tiene utilidad en el postparto, tras cirugías ginecológicas, en dolores de la región pélvica, en cicatrices vaginales…

En esta ocasión, os explicaremos cómo se realiza correctamente el masaje perineal y os indicaremos cuáles son las pautas a tener en cuenta para obtener resultados satisfactorios al aplicarlo.

PAUTAS PREVIAS AL MASAJE

  • El masaje perineal es un momento de cuidado personal, un momento que la mujer dedica para preparar su cuerpo para la llegada del bebé, así que es primordial dedicarle tiempo y colocarse en una posición cómoda y relajada: en cuclillas, recostada, semitumbada… Si la mujer lo desea, puede darse un baño antes, o bien, colocar una compresa de agua caliente en la zona genital para que el tejido esté más receptivo.
  • La vejiga y el recto deben estar vacíos, para no interrumpir las técnicas por las ganas de ir al baño.
  • Las manos deben estar limpias y las uñas cortadas, y sin anillos, para no provocar daño ni infecciones.
  • ¿Qué aceite usar? Existen aceites específicos para realizar el masaje perineal, pero nosotros recomendamos utilizar un lubricante de base acuosa, especialmente en la región interna. Otro tipo de lubricantes o aceites puede alterar el pH de la vagina.
  • Es recomendable colocar un espejo delante para visualizar la anatomía y descubrir cómo es la zona. También se puede aprovechar el momento para sentir qué sucede cuando se contrae y cuando se relaja la musculatura.
  • Puede aplicarlo la mujer a sí misma, o la pareja, o acudir a un fisioterapeuta si no se encuentra cómoda o aparecen molestias. La primera vez, recomendamos que lo realice un fisioterapeuta para valorar el tejido, enseñar la presión ejercida, la dirección del masaje, la intensidad… Si se lo aplica la mujer, recomendamos utilizar los pulgares. Si lo realiza su pareja, puede emplear los dedos índice y corazón.
  • Después de realizar el masaje perineal, la musculatura queda relajada, por lo que no es recomendable mantener relaciones sexuales justo después de aplicarlo.
  • ¿Cuántas veces se aplica? Nuestra recomendación es realizarlo en días alternos, y la constancia es importante para mejorar la elasticidad de los tejidos. Se deben dedicar unos 10 o 15 minutos; si un día se tiene menos tiempo, o más, no pasa nada, lo importante es sacar unos minutos para cuidarse.

¿CÓMO REALIZAMOS EL MASAJE EN PASOS FISIOTERAPIA?

Masaje perineal en Pasos Fisioterapia

Existen diferentes técnicas y protocolos de masaje. En Pasos Fisioterapia os enseñamos a realizarlas en las regiones interna y externa de la zona genital. Se pueden hacer las maniobras que mejor se adapten a la persona, con las que se sienta más cómoda. No es imprescindible realizar todas en cada sesión; se puede empezar con algunas y, posteriormente, introducir nuevas técnicas a medida que se vaya realizando el masaje. Si se siente cómoda aplicando todas desde el principio, ¡estupendo!

Además de enseñar el masaje perineal en la sesión de fisioterapia en suelo pélvico, nuestra fisioterapeuta especializada integrará también las técnicas que sean necesarias, dependiendo de la valoración previa y de las necesidades de la paciente. Hará algunas preguntas para conocer el estado de salud y, después, llevará a cabo una valoración global y específica del suelo pélvico. Es importante saber cómo está la musculatura, pues, si el tono del periné está aumentado, el masaje perineal aportará aún más beneficios, y nuestra fisioterapeuta os enseñará a relajarlo. Si el tono es bajo, enseñará a fortalecerlo mediante diferentes técnicas de fisioterapia.

¿CÓMO HACER EL MASAJE PERINEAL EN CASA?

Como hemos explicado antes, existen diferentes técnicas, y la mujer puede realizar las que mejor se adapten a ella.

En Pasos Fisioterapia, proponemos la siguiente secuencia básica para realizar en casa; en las sesiones en la clínica, nuestra fisioterapeuta añade otras maniobras, además de las que exponemos aquí:

Masaje en la zona externa vaginal:

  1. Toma de contacto, extendiendo el lubricante por la zona externa de la vulva, el periné y el ano.
  2. Realizar pases lineales, círculos con los nudillos… por encima de los labios mayores, los labios menores, el clítoris…
  3. Tocar el núcleo fibroso central, el espacio que hay entre la vagina y el ano. Sentir cómo está el tejido, si está duro o blando, si molesta al presionar… Esto dará información de cómo está la musculatura.

El masaje en la zona externa, mejora el riego sanguíneo y la elasticidad de los tejidos. Si la mujer se siente cómoda, puede masajear también la región interna de la vagina para aumentar esos beneficios.

Masaje en la zona interna vaginal: Se trata de masajear las paredes vaginales, para flexibilizar y estirar esa musculatura.

  1. Lubricar la zona de entrada de la vagina, e introducir el dedo unos 3-4cm, haciendo presión hacia el ano. Mantener la presión hasta que el tejido ceda, durante unos 30-60 segundos.
  2. Cuando la zona del periné esté más relajada, introducir el otro dedo (pulgar o corazón, dependiendo de quién lo realice), y realizar pases hacia los laterales. Recomendamos imaginar que la vagina es un reloj, el punto de partida son las 6h. Se realizan pases desde las 6h hasta las 9h. Si en algún punto se siente tensión o quemazón, se puede mantener la presión unos segundos. Se realiza de forma suave, escuchando al cuerpo, y cuando se hayan aplicado varios pases, se puede presionar un poco más, realizando presión, estiramiento y movimiento.
  3. Repetir el paso anterior desde las 6h hasta las 3h.
  4. Posteriormente, realizar pases en todo el recorrido, desde las 3h a las 9h, ida y vuelta, como un movimiento de U. Es importante realizarlo solo en ese recorrido, sin subir hacia arriba; así, se evita la uretra para que no se generen infecciones.
  5. Se puede aprovechar el masaje en la región interna para realizar una contracción del suelo pélvico (como cerrando el ano) y sentir qué sucede. La mujer puede apreciar la diferencia entre contraer y relajar, y así aplicarlo en los ejercicios específicos del suelo pélvico que le enseñe el fisioterapeuta y/o la matrona.
  6. Para finalizar, se realizan pases externos entre la vagina y el ano, suaves.

Durante el masaje perineal, se observa qué ocurre con la respiración. Puede que, al sentir tensión o molestia, la respiración se corte o aumente su frecuencia; hay que intentar mantener una respiración relajada, tranquila.

Si al aplicar alguna técnica se siente molestia y/o dolor, consúltanos, pues no debe ser doloroso.

Si tienes dudas, si quieres que te enseñemos a realizar el masaje perineal, si necesitas una valoración de suelo pélvico, si quieres saber más sobre la fisioterapia en el embarazoconsúltanos. Estamos a tu disposición para acompañarte y cuidar de tu salud en todas las etapas de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s